dic 222010

A unas cuantas horas de que se celebre la navidad en gran parte del mundo, en el Distrito Federal los centros comerciales, lugares como tepito y sobre todo el centro de la ciudad han tenido demasiada actividad, la mayoría de la gente trata de cumplir un objetivo, encontrar un bonito regalo y sobre todo a un buen precio.

Una buena opción para buscar tu obsequio es sobre la calle de correo mayor, en el centro histórico, debido a que podrás encontrar una gran variedad de cosas que van desde ropa, cobijas, chucherías, calzado, juguetes, alhajas de chapa de oro hasta plantas. Ha diferencia de los centros comerciales, los precios son más accesibles y en algunos casos puede ser más “seguro” que tepito. Lo malo es a la hora de necesitar un sanitario en calidad de urgente, sea un poco difícil encontrarlo.

Feliz navidad!!!!

Tips:

  • Si llevas menores de edad cuídalos bien debido a que hay demasiada gente en estas fechas.
  • Lleva una mochila, son prácticas y le caben varias chucherías.
  • No compres en el primer puesto, trata de buscar más opciones.

El pasado fin de semana, en la ciudad de México se rompió el record Guinees del árbol navideño más alto; su altura alcanza los 110 metros y 35 centímetros. Entre mariachis, fuegos artificiales y cientos de personas, se encendieron un millón 200 mil microlámparas que adornan este árbol.

El metro no pasó desapercibida está hazaña y en cuestión de horas en sus boletos plasmo el árbol navideño más alto del mundo.

boleto-metro-navidad

¿Ya haz ido a observar el árbol?

Zócalo navideño

Centro Comentarios desactivados
ene 142009

Por los que no pudieron visitar el Distrito Federal esta época navideña, aquí les dejo algunas imágenes de cómo adornaron el zócalo. La verdad para mi punto de vista fue una de las mejores decoraciones que el zócalo ha tenido en varios años. También hubo muchas actividades, tales como conciertos, show s de patinaje artístico, y hasta un lugar en donde podías hacer muñecos de nieve.

© 2013 Quetranzalabanda - Blog del DF Suffusion theme by Sayontan Sinha