El otro día mientras dos mujeres buscaban desesperadas una blusa talla chica entre una montaña de ropa en oferta en Bershka, Centro; en ese preciso momento a unos metros de la tienda decenas de personas se divertían con el acto de robot, otras se fotografiaban con un avatar y unas cuantas admiraban a un soldado de bronce. Estas estatuas vivientes formaron en unos años parte de los atractivos que la ciudad de México ofrece al público. Enseguida les dejó algunas estatuas vivientes que me encontré ese día en la calle de Madero, las cuales se unen a las tomadas tiempo atrás en el resto de la ciudad.

© 2013 Quetranzalabanda - Blog del DF Suffusion theme by Sayontan Sinha