Aún puedo recordar a la perfección la curiosidad que tenía y el temor que me provocaba mirar hacía ese rincón a la edad de seis años, ni siquiera travesuras podía realizar. En aquel lugar se encontraba una pequeña mesa que tenía papel de colores como mantel, veladoras para alumbrar, alimentos, bebidas, dulces, algunas flores y un cigarro, las cuales según mi tradición eran ofrecidas a personas invisibles y queridas en el pasado y que por alguna situación ya no están en cuerpo con nosotros, me refiero a nuestros queridos muertos.

En México podemos encontrarnos con una gran variedad de tradiciones que se han seguido desde tiempos ancestrales, y esta no es la excepción, sin embargo esta trata un tema bastante controvertido y misterioso, la muerte. Cuentan nuestras tradiciones que durante el último día de octubre y los primeros del mes de noviembre las almas de nuestros seres queridos que regresan del más allá: el 31 de octubre y hasta el medio día del primero de noviembre corresponde a los niños y los siguientes días a los adultos, por lo que se acostumbra realizarles una ofrenda en su memoria y su retorno, en la cual se aprovecha y se sirven las cosas que más disfrutaba en vida la persona. Se creé que los difuntos degustan los alimentos a través de sus olores, debido a que al pasar los dos días, las cosas colocadas en la ofrenda (inclusive los dulces envueltos) pierden su aroma.

¿Qué pensabas de la ofrenda cuando eras niño?

Foto:http://eldesayuno.wordpress.com/

© 2013 Quetranzalabanda - Blog del DF Suffusion theme by Sayontan Sinha